jueves, 3 de diciembre de 2015

Los beneficios del teatro para los niños





Para hacer teatro no es necesario que nuestro peque sea un artista y tenga una cualidad innata para ello, bastará con que quiera divertirse, inventar e interpretar historias, y hacer amigos nuevos.
Las escuelas de teatro, a través de juegos y actividades en grupo o individuales, son ideales para ayudar a los niños a desarrollar la expresión verbal y corporal, y a estimular su capacidad de memoria y su agilidad mental. También sirve para que los niños retengan diálogos y trabalenguas, mejorando y favoreciendo su dicción.

Con el teatro los niños aumentan su autoestima, aprenden a respetar y convivir en grupo, conocen y controlan sus emociones, adquieren disciplina y constancia en el trabajo, además de desenvolverse ante el público.



El teatro también puede servir para muchísimas otras cosas,entre ellas:

- Reforzar la lectura y la literatura.
- Actualizar al niño en materias como el lenguaje, el arte y la historia.
- Ayudar en la socialización de los niños, principalmente a los que tienen dificultad para comunicarse.
- Mejorar la concentración y la atención de los niños.
- Transmitir e inculcar valores.
- Promover que los niños reflexionen.
- Fomentar el uso de los sentidos de los niños.
- Motivar el ejercicio del pensamiento.
- Estimular la creatividad y la imaginación.
- Hacer que los niños se sientan más seguros.
- Ayudar a los niños a que jueguen con su fantasía.

La mejor edad para que los niños empiecen a acudir a clases de teatro es a partir de
los cinco años de edad. A esta edad podra entender y su poder de memoria es alto, recordemos que los niños absorben todo lo que escuchan.

EL TEATRO ES EDUCACIÓN Y DIVERSIÓN...

El hecho de que nuestros hijos empiecen a hacer teatro no quiere decir que se convertirán en actrices o actores.
Los niños, en el teatro infantil, no hacen teatro ni aprenden teatro. Ellos juegan a crear, inventar y aprenden a participar y a colaborar con el grupo. 
Las clases de teatro infantil son terapéuticas y socializadoras. 
Los trabajos en grupo, los ejercicios psicomotores y el contacto físico entre los compañeros, son la base de la educación dramática. 
El teatro es un campo inagotable de diversión y educación a la vez.
Para los más pequeños, el teatro no debe estar restricto a la representación de un espectáculo, el teatro infantil no se trata de promocionar y crear estrellitas, sino que debe ser visto como una experiencia que se adquiere a través del juego.



Karla Piccardo