martes, 24 de noviembre de 2015

Los niños aprenden con la música



"La música es el alimento del alma.”


¿Sabías que la música nos ofrece poderosas maneras de estimular el desarrollo y el aprendizaje de nuestros niños?
Si bien es cierto que algunos niños poseen talentos musicales innatos y disfrutan de los beneficios de la música desde temprana edad también es cierto que los beneficios educativos y recreativos de la música se extienden a todos los niños.
La expresión musical de los niños cambia y evoluciona con ellos a medida que crecen física, mental y emocionalmente, además  la música constituye un medio de comunicación tanto o más efectivo que las palabras para algunos niños, especialmente si su lenguaje no está aún del todo desarrollado, así la música facilita la expresión de sus pensamientos y sentimientos, y les permite manifestar su creatividad, desde muy temprana edad y a lo largo de sus vidas.


BENEFICIOS DE LA MUSICA:

Muchos son los estudios que señalan que el escuchar y tocar música, incluyendo al canto y el baile -con o sin instrumentos musicales- son maneras divertidas para ejercitar destrezas mentales importantes que pueden ayudar en su desarrollo intelectual.

Algunos beneficios de la música para la formación infantil son que:


• Estimula todas las áreas del desarrollo intelectual, social y emocional, motor, y de lenguaje de los niños.
• Introduce a los niños a los sonidos y a los significados de las palabras.
• Brinda una oportunidad para que los niños se relacionen con otros alegremente.
• Alimenta la imaginación y la creatividad infantil.
• Fortalece el vínculo con las raíces familiares y culturales del niño.
• Aparte de aprender acerca de escuchar y apreciar melodías y ritmos, la música favorece el cultivo de la memoria, la representación de acontecimientos, la descarga de emociones, y el desarrollo de destrezas motoras.





CONSEJOS

- Exponer a los niños a una variedad de música, tanto clásica, como tradicional, folklorica y popular.
- Familiarizar a los niños con muestras de música de sus antepasados y de culturas de diferentes partes del mundo.
- Incorporar canciones cantadas o grabadas en las rutinas del hogar.
- Aplicar o inventar canciones a la hora de aprender y realizar tareas tales como recoger los juguetes, lavarse las manos, bañarse, irse a dormir, etc.
- Utilizar música y canciones al enseñar conceptos nuevos como el abecedario, los números, y vocabulario en español u otros idiomas.
- Mantener siempre al alcance de los niños instrumentos u objetos que puedan utilizarse como instrumentos musicales.
- Alentar la expresión musical sin criticar ni juzgar los intentos de los niños.
- Compartir ratos educativos y amenos creando música y bailando en familia.
- Descubrir y fomentar los talentos musicales de cada niño.
- Inscribir a los niños en clases de música o baile, según sus capacidades y gustos.
- Visitar conciertos y programas musicales infantiles y familiares.
- Considerar la musicoterapia para ayudar a los niños a lidiar con situaciones difíciles.

Después de todo, como dicta el dicho, “De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco.” En mayor o menor grado, todo niño es un músico, cantante y danzante innato ¡incentivemosles!


Karla Piccardo
Mamá Homeschooler.