lunes, 26 de octubre de 2015

Estimulemos la creatividad de nuestros hijos

Es en los primeros siete años de nuestros hijos en donde tenemos las más grandes posibilidades para que la espontaneidad creativa de ellos se prolongue el mayor tiempo posible, hasta convertirse en una fuente rica de conocimientos activos, que será la base del desarrollo de su capacidad creadora.
El desarrollo de la creatividad, ayuda al niño a ampliar su conciencia y percepción, reteniendo lo que ve, oye y observa más fácilmente, lo que le ayudará sin duda a adquirir conocimientos de manera mas rápida y fluida.
Además si el desarrollo de la creatividad se lleva a cabo en un lugar que presente un ambiente grato y estimulante fomentaremos la motivación, la capacidad crítica, la curiosidad intelectual, un buen autoconcepto, una sana autoestima…etc

Para desarrollar la creatividad debemos:

Proporcionar a nuestros hijos materiales y recursos que potencien la imaginación y la fantasía.
Enseñar de manera no autoritaria.
Ser flexibles para aceptar y estimular las nuevas ideas de nuestros hijos.
Despertar la curiosidad y el afán de búsqueda.
Estimular los procesos intelectuales creativos introduciendo ejercicios de pensamiento creativo.
Crear entornos estimulantes.
Partir desde los intereses, experiencias y conocimientos de nuestros hijos.
Estimular y motivar a los niños para el juego ya que éste es el mejor recurso para desarrollar la creatividad espontánea.
Crear un ambiente lúdico, de confianza, colaboración y respeto.

ACTIVIDADES QUE AYUDAN A DESARROLLAR LA CREATIVIDAD INFANTIL

Para desarrollar la creatividad podemos proponer distintas actividades entre las que podemos realizar, se encuentran las siguientes:

– Inventar historias o finales para cuentos incompletos.
– Plantear soluciones a preguntas, por ejemplo:
1. ¿Qué pasaría si tuviéramos cuatro brazos?
2. ¿Qué actividades podríamos realizar en una fiesta?
3. ¿Qué pasaría si no existieran los colores?
– Inventar disparates, por ejemplo: "hoy he visto a una ballena caminando y a una mona buceando".
– Dar nuevos usos a un objeto, por ejemplo: una escoba puede ser un caballo, un lápiz puede ser un avión…etc.
– Crear un gesto para saludarnos.
– Escuchar música clásica y hacer un dibujo de lo que nos sugiere la melodía.

Y tantas otras...

En conclusión podemos decir que la creatividad es una característica inherente al ser humano, susceptible de ser estimulada por el entorno del niño. Nuestros hijos son niños deseosos de resolver los problemas por sí mismos, se enfrentan a situaciones nuevas y buscan soluciones. Además, en esta etapa, el niño se encuentra en un período crítico donde se produce el mayor desarrollo neuronal que puede tener el ser humano. Por ello, es muy importante que juguemos y aprendamos con nueatros hijos favoreciendo la creatividad durante sus primeros años de infancia.